Take Action
Plan Your Care
LEARN
About Us
News
C&C Magazine
Volunteer
Donate

Hablemos Sobre la Muerte

Esta articulo de Compassion & Choices por José Garza fue publicado originalmente por Impacto Latin News. Haga clic aquí para leer el editorial en inglés.

¿Por qué es tan difícil para los Latinos hablar sobre la muerte cuando es parte de la vida?

¿Qué no venimos de la cultura que honra a nuestros seres queridos que han partido en el cementerio con sus alimentos y bebidas favoritas? ¿Que no somos quienes nos burlamos de la muerte al pintarnos la cara con esqueletos coloridos? Sí y Sí. Pero cuando llega el momento de hablar sobre la muerte, muchos de nuestros hermanos Latinos no quieren tocar el tema y se cierran al hacerlo.

El Día de Los Muertos está a la vuelta de la esquina y es tiempo oportuno para hablar sobre la muerte y cómo prepararse para ella.

Fue una conversación que tuvo con nuestra familia, mi esposa Nohemí, cuando le detectaron cáncer de ovario.

Muerte dolorosa

Sabíamos que algo andaba mal cuando Nohemí se quejó de una pierna adormecida e inflamada. Nuestro mundo se paralizó cuando nos dieron la noticia: cáncer de ovario. Y era terminal.

Nohemí fue una luchadora que hizo todo lo posible por tratar de combatir su cáncer. No fue hasta después los los tratamientos de quimioterapia, náuseas y vómitos continuos, que colocaron a Nohemí bajo cuidados de hospicio.

Ya no tenía que soportar los catéteres y agujas que entraban a su cuerpo frágil. Sin embargo, Nohemí seguía sufriendo. Estaba débil. Mi corazón se encogió mientras le lavaba sus dientes. La imagen en el espejo, no era ni una parte de aquella hermosa mujer con la que me había casado hace 41 años. Sentía su dolor. Yo sentía mi dolor.

“Por favor Dios, llévame contigo”, decía mi esposa. “¿Por qué no me llevas contigo de regreso a casa?”.

Ayuda Médica para Morir

Fue entonces cuando entendí totalmente la necesidad de la opción de ayuda médica para morir, algo que quisiera estuviera disponible en caso de que yo fuera diagnosticado con una enfermedad terminal. No quiero pasar por un proceso de muerte horrible y dejar a mis hijos con las imágenes de mi sufrimiento. No quiero dejarles la carga de que tengan que tomar una decisión durante los últimos días de mi vida.

Me da gusto saber que la legislatura de Nueva York está considerando una propuesta de ley que permitiría a los adultos con enfermedades terminales en pleno uso de sus facultades, la opción de solicitar una prescripción médica para terminar el sufrimiento insoportable al final de la vida, y poder morir tranquilamente en el sueño.

Hay varias opciones para esta opción de morir en paz, y cinco estados – California, Montana, Oregon, Vermont y Washington – autorizan la gama de opciones para las personas con una enfermedad terminal con un pronóstico de seis meses o menos de vida, incluyendo cuidados de hospicio y paliativos y la ayuda médica para morir.

Colorado tiene una iniciativa en la boleta electoral a votación el 8 de noviembre, y Washington D.C. tiene un voto crítico en las próximas semanas. Espero que Nueva York siga los pasos de California para que pueda convertirse en una ley en todo Estados Unidos.

No es un pecado

Es ofensivo escuchar a las personas referirse a la ayuda médica para morir como “un acto en contra de Dios”. ¿Por qué querría un Dios misericordioso y amoroso que sus hijos sufrieran? Creo que Dios no juzga a una persona que quiera terminar con su dolor intolerable. Mientras que esta opción no es para todas las personas, creo que no es de cristianos juzgar a otros. No quiero que nuestros legisladores prevengan que esta opción esté disponible para aquellas personas que deseen solicitar la ayuda médica para morir, terminando con su dolor y sufrimiento durante los últimos días de sus vidas.

Honrando a los muertos

La muerte es parte de la vida y no tiene nada de sombrío o macabro el celebrar este evento tan arraigado a nuestra cultura Mexicana y Latina.

El Día de los Muertos es un tiempo para celebrar a nuestros seres que han partido como espíritus de otro mundo para estar con los que viven. Nuestros seres fallecidos no vienen a espantarnos como se cree que ocurre en Halloween.

Así es que mientras nos preparamos para celebrar el Día de los Muertos, vamos a pensar en nuestro fuerte sentido de amor y respeto hacia nuestros seres que han partido. Celebremos la continuidad de la vida y de nuestras relaciones familiares.

Vamos a hablar sobre la muerte y más aún encontrarle el sentido del humor al hacerlo. Hay que perderle el miedo y recordar que la muerte es simplemente parte de la vida.

José Garza es ex director ejecutivo de East Harlem Business Capital Corporation.