Take Action
Plan Your Care
LEARN
About Us
News
C&C Magazine
Volunteer
Donate

LA ASOCIACIÓN PARA PREVENCIÓN DE SUICIDIO CONCLUYE QUE LA AYUDA MÉDICA PARA MORIR NO ES SUICIDIO

Insta a poner fin al término "Suicidio Asistido Médico" para describir la Muerte Asistida Médica

Barbara Coombs Lee, presidenta, Compassion & Choices

Compassion & Choices elogió a una asociación de investigación médica y prevención de suicidio, al emitir una declaración el jueves concluyendo que la ayuda médica para morir “es distinta del comportamiento por el cual se le ha descrito tradicionalmente como “suicidio”.

“En el suicidio, una vida que podría haber continuado indefinidamente es acortada”, dijo Colleen Creighton, directora ejecutiva del American Association of Suicidology (Asociación Americana de Suicidología), AAS, cuya membresía incluye a profesionales de salud mental y salud pública. “PAD [muerte médica asistida] no es una cuestión de vida o muerte; se trata de una muerte previsible que se produce un poco antes, pero de una manera más fácil, de acuerdo con los deseos y valores del paciente, o por el contrario, llegar a la muerte después de una forma potencialmente más dolorosa y prolongada. En PAD, la persona con una enfermedad terminal no necesariamente quiere morir; sino que él o ella típicamente quiere desesperadamente vivir pero no puede hacerlo; la enfermedad tomará su curso”.

La ayuda médica para morir es una opción dentro del Distrito de Columbia y en seis estados: California, Colorado, Montana, Oregón, Vermont y Washington para adultos mentalmente capaces con una enfermedad terminal que tengan seis meses o menos de vida para terminar pacíficamente con su sufrimiento si se vuelve insoportable. Estas jurisdicciones tienen un historial combinado de 40 años sin evidencia de algún uso indebido de esta práctica. Asimismo, los estatutos específicos en el District of Columbia, California, Colorado, Oregon, Vermont, y Washington estipulan que: “Los actos tomados de acuerdo con [la Ley] por ningún motivo serán constituidos como un suicidio, suicidio asistido, muerte misericordiosa u homicidio … “

“La Asociación Estadounidense de Suicidio está dedicada a prevenir el suicidio, pero esto no tiene nada que ver con la muerte reflexiva y anticipada que un médico pueda legalmente ayudar a un paciente moribundo, sea que se le llame … muerte médica asistida o ayuda médica para morir”, concluyó Creighton. “De hecho, creemos que el término ‘suicidio asistido médico’ constituye una razón crítica por la cual estas distintas categorías de muerte muy a menudo se combinan y debe eliminarse su uso”.

La declaración de AAS es oportuna porque el mes pasado, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó un proyecto de ley de asignaciones HR 3354  con una enmienda que derogaría la ley de muerte asistida médica en el Distrito de Columbia. Doce días después, algunos miembros de la Cámara presentaron una resolución concurrente, (H.Con.Res.80), condenando la muerte asistida médica como “suicidio asistido”.

“El anuncio de AAS debería impedir que los miembros del Congreso intenten privar a los estadounidenses con enfermedades terminales de la opción compasiva de ayuda médica para morir, cuando ninguna otra opción médica pueda aliviar el sufrimiento intolerable”, dijo la directora de Compassion & Choices, Barbara Coombs Lee, quien ha sido enfermera de emergencias y cuidados intensivos durante 25 años, así como coautora de la primera ley de muerte asistida médica del país en el estado de Oregón en 1994. “Diversos grupos de salud y grupos médicos coinciden con la conclusión de la AAS. Tanto los legisladores federales como estatales deberían ceder a su experiencia en este tema médico “.

De hecho, el American Academy of Hospice and Palliative Medicine, The American College of Legal Medicine, American Medical Women’s Association, American Medical Student Association, y American Public Health Association, han adoptado políticas similares que se oponen al uso de los términos “suicidio” y “suicidio asistido”, para describir la práctica de muerte médica asistida.

“Las leyes de ayuda médica para morir, permiten a relativamente pocas personas que eligen esta opción para morir pacíficamente en su sueño”, dijo Kim Callinan, directora ejecutiva de programas para Compassion & Choices. “Estas leyes también estimulan a las personas con enfermedades terminales a conversar con sus seres queridos y médicos y poder utilizar mejor todas sus opciones para el fin de vida, incluyendo cuidados de hospicio y cuidados paliativos”.

Numerosas encuestas muestran un fuerte apoyo hacia la ayuda médica para morir entre los médicos estadounidenses así como entre los estadounidenses a través de todo el espectro étnico, político, y religioso.