Take Action
Plan Your Care
LEARN
About Us
News
C&C Magazine
Volunteer
Donate

Líderes de Fé instan al Congreso a rechazar el derecho aprobado por la Cámara de Representantes para revocar la ley de Ayuda Médica para Morir de D.C.

También piden a los miembros rechazar la resolución de la Cámara que se opone a la Asistencia Médica para Morir en todo el país

Kim Callinan, C&C Directora de Programas

Cincuenta y nueve líderes de fé de diversas denominaciones entregaron hoy una carta al Congreso instando a los legisladores a “ser misericordiosos como su padres en el cielo” rechazando la actual legislación para revocar la ley de ayuda médica para morir de D.C. y la oposición a esta opción de atención al final de la vida a nivel nacional.

Los firmantes de la carta son de D.C. y otros 23 estados, colectivamente representan a 14 religiones: Bautista, Católica, Cristiana, Comunidad de Cristo, Episcopal, Interreligiosa, Judía, Luterana, Metodista, Presbiteriana, Protestante, Adventista del Séptimo Día, Unitaria Universalista, y la Iglesia Unida de Cristo. La carta se publica en: bit.ly/FaithLeadersMAID.

“…Hace siglos, los sabios rabínicos reconocieron la importancia de conceder misericordia en el proceso de muerte”, escribieron los líderes religiosos. “ La premisa básica de la asistencia médica al morir es simple y misericordiosa: un adulto de mente sana que enfrenta una muerte inminente debería tener la opción de morir pacíficamente. Nosotros representamos una variedad de perspectivas de fé de todo el país y apoyamos el derecho de un paciente moribundo a una muerte pacífica al final de la vida”.

El 14 de Septiembre la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó un proyecto de ley de asignaciones (H.R. 3354) que incluía una enmienda del representante Andy Harris (MD) para derogar la ley Muerte con Dignidad de D.C., que autoriza la asistencia médica para morir en el Distrito de Columbia. El 26 de Septiembre, los Representantes Brad Wenstrup (OH) y Lou Correa (CA), junto con otros ocho miembros presentaron la actual Resolución 80 de la Cámara de Representantes,afirmando erróneamente que la asistencia médica en la muerte socava la integridad del sistema de atención médica.

“Como hijos de Dios que consolamos a los enfermos terminales y a sus familias, a menudo al lado de la cama del moribundo, hemos visto el sufrimiento que puede ocurrir al final de nuestros días”, concluyó la carta. “Creemos que Dios es un Dios de amor y compasión, uno que no abandona a una persona moribunda que está sufriendo y que no le negaría a esa persona los medios para morir pacíficamente de cualquier manera, siempre que sea consistente con su propia fe y creencias individuales”.

La ayuda médica para morir es una opción para adultos mentalmente competentes, con una enfermedad terminal y un pronóstico de vida de seis meses o menos, que le da la opción de terminar pacíficamente con su sufrimiento si éste se vuelve insoportable en el Distrito de Columbia y seis estados más: California, Colorado, Montana, Oregón, Vermont y Washington. En 40 años de experiencia combinada en estas siete jurisdicciones,  no hay evidencia de uso indebido con esta opción de atención al final de la vida.

Numerosas encuestas muestran un fuerte apoyo para la asistencia médica al morir, tanto de médicos estadounidenses como de estadounidenses de todo espectro étnico, religioso y político.

“Estos líderes representan una amplia gama de creencias, y todos han llegado a la misma conclusión: las personas que mueren deberían tener la opción de poner fin pacíficamente a su sufrimiento si está en línea con sus valores espirituales personales”, dijo Kim Callinan, directora de programas de Compassion & Choices. “Instamos al Congreso a que siga su ejemplo y continúe permitiendo a los residentes moribundos de D.C. el acceso a esta opción humanitarias para el final de la vida”.