Take Action
Plan Your Care
LEARN
About Us
News
C&C Magazine
Volunteer
Donate

Presentan medida Ayuda Médica para Morir para 2017

Savino & Paulin continúan como principales patrocinadores

Aumenta el apoyo de diversas organizaciones gubernamentales

Albany, NY – La oficina de Compassion & Choices en New York tomó hoy con beneplácito la reintroducción de la Ayuda Médica para Morir para 2017 (S.3151/A.2383), un proyecto de ley que le dará a los neoyorquinos la opción de tomar las decisiones de salud que más les convengan cuando estén en la etapa final de una enfermedad terminal.

Los principales patrocinadores del proyecto siguen siendo la senadora Diane Savino (IDC-Staten Island) y la asambleísta Amy Paulin (D-Westchester). Junto a Savino, Paulin y la directora de la campaña en New York de Compassion & Choices, Corinne Carey, estuvieron en la conferencia de prensa de hoy el presidente del comité de salud de la Asamblea, Dick Gottfried (D-Manhattan), el senador Brad Hoylman (D-Manhattan) y Susan Rahn, asi como una joven madre de Rochester que vive con un cáncer de seno terminal.

La ley de Ayuda Médica para Morir fue apoyada hoy por el Consejo de Acción Superior del Estado de New York (New York StateWide Senior Action Council), Opciones al Final de la Vida New York, Movilización de Predicadores y Comunidades ( Mobilizing Preachers & Communities [MPAC]), Harlem United, Housing Works, Adirondack Voters for Change, y la Coalición Secular de New York.

Si se aprueba la ley de muerte asistida, New York se uniria a los otros seis estados que promueven que los adultos, mentalmente competentes, con una enfermedad terminal tengan el derecho legal de solicitar la receta de un medicamento que les ofrece una muerte pacífica. A Oregon, donde la muerte asistida fue aprobada legalmente hace dos décadas, se han unido Washington, Montana, Vermont, California y Colorado. Una ley para legalizar la muerte asistida también ha sido aprobada en Washington, D.C.

“La opción de poner fin al sufrimiento de una persona, cuando atraviesa por la etapa final de una enfermedad incurable debería ser un derecho básico del ser humano, no una circunstancia que dependa del código postal”, dijo Savino. “Las personas no deberían ser obligadas a reubicarse en otro estado o cambiar de país para tener control de cómo quieren terminar sus días. Nuestro proyecto de ley permitirá a los pacientes con una enfermedad terminal, mentalmente competentes, elegir la opción de auto administrarse un medicamente que les ofrezca una muerte pacífica. Yo sería la primera en pelear por los derechos de alguien a agotar toda intervención médica por alargar la vida. Pero también, defendería el derecho de todo enfermo terminal que elija terminar con su sufrimiento en el seguro y regulado marco que establece nuestro proyecto de ley”.

“Los neoyorquinos con enfermedades terminales, mentalmente competentes, deberían de tener la opción de escoger cuándo terminar con sus vidas y bajo qué circunstancias. La experiencia de Oregon y otros estados demuestra que la ayuda médica al morir es una opción al final de la vida que proporciona comodidad en muchos pacientes moribundos y en sus familias”, dijo Paulin. “Los neoyorquinos se merecen este derecho; hay un apoyo público abrumador. Espero trabajar con mis compañeros en la Asamblea y en el Senado para hacer que la asistencia médica al morir sea una realidad en New York”.

“Este proyecto de ley es sobre autonomía y dignidad del paciente,” dijo Gottfried, coautor del proyecto. “Por más de cien años, las leyes de New York han reconocido que los adultos con capacidad mental tienen el derecho de rechazar tratamientos para salvar sus vidas. Moralmente y legalmente, ellos deberían tener el derecho de terminar con su sufrimiento a través de un medicamento, si así lo desean. El año pasado tuvimos un reflexivo y apasionado debate cuando presentamos un adelanto del proyecto de ley al Comité de Salud y espero que el proyecto avance y adelantemos la sesión para que pase a la Asamblea.”

“Cada vez más estados están dando a los pacientes que pasan por la fase final de una enfermedad terminal, el derecho a tomar decisiones importantes al final de sus días, incluyendo los más recientes Colorado y Washington, DC”, dijo Hoylman, un coautor de la ley. “New York necesita unirse a la lista de estados que pasaron la ley de Ayuda Médica para Morir. Espero que mis colegas en Albany aprueben esta importante legislación en esta sesión.”

“Los neoyorquinos apoyan abrumadoramente la ayuda para morir. Aunque la mayoría nunca escogerá la muerte asistida, ellos quieren la opción porque proporciona comodidad a aquellos que enfrentan dolor y sufrimiento al final de sus días”, dijo Corinne Carey, Directora de la Campaña en New York, para Compassion & Choices. “Hay pocos temas más difíciles de que hablar, que de la muerte y el estar muriendo. Pero creo que New York está lista para una discusión pública sobre la muerte asistida. Debemos a los autores de este proyecto de ley una deuda de gratitud. Al ayudar a nuestro estado a unirse a otros seis y ofrecer a los neoyorquinos la opción –y opción es la palabra clave- para acceder a la asistencia médica al morir, han demostrado un compromiso para mejorar la atención al final de la vida de todos los neoyorquinos”.

Rahn fue diagnosticada con cáncer de seno en etapa 4 hace cuatro años, y ha estado luchando contra la enfermedad desde entonces. Tiene un hijo de 17 años, que actualmente está cursando el último año de educación secundaria.

“No me quiero morir. Me dijeron que el pronóstico de vida para alguien con mi enfermedad es de 36 meses. Aunque he respondido bien al tratamiento y superando ese pronóstico, dolorosamente no hay cura para mi enfermedad,” dijo Rahn. “He tenido que lidiar con fuertes dolores y tomar los mismos narcóticos que reciben pacientes en cuidados paliativos. El mejor centro de cuidados paliativos no podrá quitarme el dolor y sufrimiento cuando me quede sin opciones de tratamiento”.

“No quiero que mi hijo me vea morir en una cama, por lo que podría ser días o semanas. No quiero que esa imagen borre los momentos felices que pasamos juntos”, dijo Rahn. “Las personas no tienen que estar de acuerdo con mi elección de recibir asistencia para morir como una opción, pero si tienen que respetarlo. Ahora es el momento de que la Legislatura y el Gobernador ofrezcan esta opción para mí y para cada neoyorquino”.

El proyecto de ley Ayuda Médica para Morir de 2017 ha sido modificado, partiendo del proyecto del año pasado en (1) clarifica la definición de “capacidad,” asegurando que un adulto mentalmente competente y en estado terminal debe poder comunicar su solicitud directamente a un médico y (2) exigir que un profesional de la salud mental proporcione un informe sobre la capacidad mental del paciente que solicita la ayuda para morir, y éste sea entregado a los médicos asistentes y consultores.

Gene Hughes, del Centro de Recursos para la Vida Independiente, con sede en Utica, dijo: ” En una reciente conversación en el Centro de Recursos para la Vida Independiente sobre la asistencia médica al morir, la senadora Savino vino, escuchó y respondió. Las preocupaciones planteadas significan mucho para nosotros. Estos son cambios inteligentes. Es claro que los autores se preocupen profundamente sobre la aprobación de un proyecto de ley que es adecuado para los neoyorquinos .Este es un proyecto de ley.”

Maria Alvarez, Directora Ejecutiva del Consejo Superior de Acción Estatal de New York (New York StateWide Senior Action Council), dijo: “Los miembros del consejo mantuvieron discusiones animadas y profundas que abarcaron dos convenciones anuales y reuniones de capítulo en todo el estado. Después de una cuidadosa deliberación y mucha discusión, nuestros miembros votaron para apoyar el proyecto de ley de muerte asistida. Comprendiendo que requiere pasos, como dos evaluaciones médicas exhaustivas y que debe ser auto administrado, este proyecto de ley es un recurso que está disponible para aquellos que decidan hacerlo.”

Rev. Johnnie Green, Pastor de la Iglesia Bautista Mount Neboh y CEO de MPAC (Mobilizing Preachers & Communities), dijo: “Los predicadores de toda New York pasan mucho tiempo ayudando a los individuos y sus familias durante la enfermedad y la muerte. Somos los llamados a presenciar el sufrimiento de los moribundos y sus familias. Hablar de muerte y morir, particularmente en las comunidades afroamericanas, es a menudo un tabú, y tenemos que cambiar eso. Abrir conversaciones honestas sobre cómo la gente quiere ser cuidada al final de sus vidas es algo que tenemos que hacer, y por eso la MPAC apoya firmemente la legislación que permita a la gente la libertad de pedir ayuda médica al morir”.

Laurie Leonard, Directora Ejecutiva de Opciones al Final de la Vida New York, dijo: Los avances en la tecnología médica han extendido nuestra vida, pero también han causado que algunas personas queden atrapadas en una zona de sufrimiento durante las últimas semanas o meses de vida. Cada enfermo terminal, mentalmente competente, debe tener el derecho de elegir un fin pacífico a su vida”.

Jacquelyn Kilmer, Esq., presidente de Harlem United, dijo: “Harlem United nació en el sótano de una iglesia, donde las personas que morían de SIDA podían recibir apoyo; donde no morirían solas en las calles. Aunque hemos crecido desde entonces, en un proveedor de servicios de salud y vivienda completo, basado en la comunidad, seguimos comprometidos con esa ética fundacional. Todos los enfermos terminales deben estar facultados para mantener el control de su atención médica al final de sus vidas”.

Charles King, Presidente y director executivo de Housing Works, dijo: “Esta importante legislación ofrece una forma compasiva de permitir a todos los neoyorquinos, mentalmente competentes, con enfermedades terminales ejercer su autonomía y morir pacíficamente y con dignidad. En Housing Works, muchas personas de nuestra comunidad han tenido la agonizante experiencia de ver a sus seres queridos con enfermedades terminales sin tratamientos eficaces, sufrir y terminar sus días con una muerte innecesariamente dolorosa por el SIDA, perdiendo su autonomía y derecho a la autodeterminación cuando es más necesario. Dar a los neoyorquinos en estado terminal la posibilidad de escoger el tiempo, la manera y las circunstancias de sus propias muertes es un derecho humano fundamental que desde hace mucho tiempo es necesario”.

Phyllis Magnus, vocero de Adirondack Voters for Change, dijo: “En las reuniones públicas en la región de los Tres Lagos, los testimonios personales en particular informaron a nuestro distrito electoral y a las comunidades adirondackas sobre los costos humanos de prolongar las muertes dolorosas, a pesar de los deseos del moribundo. Tres cuartas partes de los más de 500 miembros de la comunidad que respondieron a una encuesta de un periódico local dijeron ‘sí’ para ayudar a morir en la legislación. Apoyamos y seguimos trabajando sinceramente para promover esta compasiva legislación.”

John A Wagner, Presidente de la Coalición Secular de New York, dijo: “Reconociendo que muchos neoyorquinos sufren innecesariamente al final de sus vidas, la Coalición Secular de New York apoya firmemente la aprobación de la ley de Ayuda Médica para Morir en Nueva York. Encabezado por la senadora Savino, la asambleísta Paulin y otros valerosos legisladores, el proyecto de ley ofrece salvaguardias adecuadas para los pacientes, sus familias y proveedores de servicios de salud, y sería un gran beneficio para muchos neoyorquinos. Instamos a la Legislatura y al Gobernador a promulgar ayuda para morir en Nueva York.”

Un número creciente de organizaciones nacionales que representan a los profesionales de la salud han aprobado o tomado una posición neutral sobre la asistencia médica al morir porque alivia el sufrimiento intolerable y no hay evidencia de abuso o coerción que involucren esta práctica. Además de la American Medical Women’s Association, se incluyen la American Academy of Hospice and Palliative Medicine, la American Academy of Legal Medicine, la American Medical Student Association y la American Public Health Association.

La ley Ayuda Médica para Morir de New York se basa en la Ley de Muerte con Dignidad de Oregon, Oregon’s Death With Dignity Act, que ha funcionado durante dos décadas sin un solo incidente documentado de abuso. Aparte de Nueva York, los legisladores de otros 26 estados han introducido medidads de ayuda para morir desde la muerte de Brittany Maynard, la californiana en estado terminal que se mudó a Oregón para acceder a su ley de Muerte con Dignidad, el 1 de noviembre de 2014. El Congreso está revisando la legislación que el Consejo de la Ciudad de DC aprobó para autorizar esta opción de cuidado de fin de vida.